viernes, 6 de mayo de 2016

Portada del último trabajo discográfico de la Agrupación Musical Ntro. Padre Jesús de la Redención de Sevilla



El pasado 7 de diciembre era presentado el último trabajo discográfico de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Redención de Sevilla, en el Palacio de Congresos y exposiciones "FIBES", a su vez, fue la presentación de la pintura que da imagen a la portada de este disco.

En primer lugar me gustaría agradecer la oportunidad que se me ha brindado para la realización de esta pintura, por la evidente repercusión y difusión del misma llegando a muchos lugares del mundo.  Es un orgullo poder transmitir mis sentimientos a través de la pintura hacia la formación musical donde he crecido, y me he formado musicalmente, a la cual le profeso un gran cariño y admiración, además de la devoción que le profeso a la Imagen de Nuestro Padre Jesús de la Redención.

La pintura realizada presidirá la portada del X trabajo discográfico de la Agrupación Musical de Nuestro Padre Jesús de la Redención, el cual llevará como título “Más líbranos del mal”, a través del mismo he querido plasmar el significado de la obra.

En ella he representado al Dios uno y trino, las tres personas en constante armonía hacen sonar la sinfonía del amor, una marcha perfecta que dirige a nuestros corazones, nuestra fe y en particular nuestra agrupación musical.

Esta sinfonía no sería otra que el misterio del amor, amor entregado en esas manos abiertas del Señor, con esa postura humilde, sencilla, acogedora, que acepta nuestras peticiones y en especial en este año de la misericordia que vamos a comenzar, nuestro corazón con trito, nuestro espíritu humilde y sobretodo manos que se ofrecen por entero para la salvación del mundo. En la túnica del Señor he querido representar la paz del mundo que tanto ansiamos o que tanto necesitamos en estos momentos, de ahí su color blanco. Dios hijo, aparece sin rostro, el cual es un rostro que todos tenemos guardado en el corazón, y que a través de él vemos el rostro de la misericordia de tantos hermanos nuestros que están pasando necesidad, que están siendo perseguidos por defender la fe, que dan su vida por amor al evangelio, por amor a su hermandad o por amor a la música. Dios hijo esta ceñido de poder <como dice el salmo>, pero de poder divino no humano, ceñido con fajín de oro que representa el poder misericordioso de nuestro Señor Jesucristo. Sobre este, lleva un pequeño detalle; el escudo de las hermanas de la cruz, haciendo referencia al año de Santificación de Madre Santa María de la Purísima. Ella y Santa Ángela de la Cruz, fueron capaces de representar a Jesucristo a lo largo de la historia, capaces de ver su rostro, en los pobres y desheredados de nuestra sociedad, y no lo hicieron de cualquier manera, ofrecieron sus pies al Señor para así llegar a todos los más necesitados, por ello la ausencia de ellos en la obra. Dios padre, representado en la ráfaga de luz que desprende el espíritu santo, por su fuerza, el espíritu santo nos da la gracia vivificante y vivificadora, la cual nos consuela a todos los cristianos en los momentos de dificultad.

Como resumen he representado en la obra la Santísima Trinidad, Dios hijo en el que sobre su pecho aparece representado Dios padre en ese resplandor triangular y la paloma que representa a esa blanca paloma del lunes Santo, espíritu santo de pentecostés que nos asiste a todos los cristianos como rocío de la mañana en cada momento de nuestra vida.