martes, 7 de agosto de 2012

Intervención en San Abdón y San Senén, Montellano (Sevilla)



El pasado 24 de julio llegaban a mi estudio los Santos Abdón y Senén, se trata de dos santos hallados en la localidad de Montellano después de estar desaparecidos varias décadas, estos pertenecieron a una donación que realizó el capellán de la Capilla de las Hermanas de la Cruz, D. José Luis Vázquez Ramos, a la Iglesia Parroquial de Nuestro Señor San José.

El hallazgo fue recibido con alegría por la Parroquia por lo que aporta al patrimonio de la misma, no obstante, las imágenes se encontraban muy deterioradas, las cuales han sido sometidas a un arduo proceso de restauración.

El pasado día 2 de Agosto festividad de Nuestra Señora de los Ángeles, las imágenes de San Abdón y San Senén fueron repuestas de nuevo al culto público, los cuales se presentaron al pueblo tal y como antaño, acompañando a la patrona de Montellano en el altar de cultos.

A continuación les informo del análisis de estado de conservación y el tratamiento llevado a cabo.

Las imágenes de San Abdón y San Senén son esculturas de bulto redondo, las cuales proceden de la conocida Escuela de Olot (Barcelona), de tamaño inferior al natural y de modalidad seriada.

A pesar de que estas imágenes estaban retiradas del culto público, se conoce su antigua ubicación, se encontraban ubicados en el altar de Nuestra Señora de los Ángeles, nave lateral izquierda de la iglesia parroquial, estos ejercian como santos custodios junto a la patrona.

El estado de conservación de las imágenes, a nivel estructural, soporte y pictórico, eran muy deficiente. Las bases de las imágenes se encontraban afectadas por un ataque de xilófagos y presentaban diversas aperturas.

Las manos de los santos se encontraban en un estado lamentable, con mutilaciones de alguno de los dedos, y otros inexistentes. Cabe destacar las malas intervenciones anteriores, habiendo modificado y desvirtuado la originalidad inicial de las imágenes, añadiendo pátinas de nefasta calidad a base de betún de Judea.
La intervención ha consistido en reforzar la estructuras de las imágenes, para conservar y transmitir esta obra al futuro tal y como fueron concebidas originalmente. Se ha aplicado un tratamiento contra los xilófagos y se ha procedido a una limpieza y reintegración de las zonas perdidas, reconstruyendo las mismas, así como la neutralización y detenimiento progresivo del deterioro y envejecimiento que sufren los materiales que la componen.

A continuación les detallo con más exactitud el citado tratamiento llevado a cabo:

- Estudio Histórico sobre las imágenes.


- Identificación del material que las conforman.

- Limpieza mecánica del polvo y depósitos superficiales en las imágenes.

- Eliminación de repintes.

- Revisión de grietas, ajuste y estabilización de las mismas.

- Consolidación, cierre de agujeros, fisuras y tratamiento contra los xilófagos.

- Reparación de zonas inexistentes de estuco y cola orgánica.

- Limpieza y mejora de policromía simulando a la original.

- Protección final.

Fotografias de San Senén

Antes




 



Después







Fotografías comparativas






 Fotografias de San Abdón

Antes




Después






Fotografías comparativas 





Breve reseña histórica de los Santos Abdón y Senén

Bajo el imperio de Decio, Abdón y Senén, de nacionalidad persa, fueron acusados de enterrar en sus propiedades los cuerpos de los cristianos que eran dejados insepultos. Habiendo sido detenidos por orden del emperador, intentóse obligarles a sacrificar a los dioses; mas ellos se negaron a hacerlo, proclamando con toda energía la divinidad de Jesucristo, por lo cual, después de haber sido sometidos a un riguroso encarcelamiento, al volver Decio a Roma ls obligó a entrar en ella cargados de cadenas, caminando delante de su carroza triunfal. Conducidos a través de las calles de la ciudad a la presencia de las estatuas de los ídolos, escupieron sobre ellas en señal de execración, por lo que fueron expuestos a los osos y a los leones, que no se atrevieron a tocarles. Por último, después de haberlos degollado, arrastraron sus cuerpos, atados por los pies, delante del simulacro del Sol, pero fueron retirados secretamente de aquel lugar, para darles sepultura en la casa del diácono Quirino."